Probablemente sea el género más cautivador y adictivo. Y es que las series policiacas lo tienen todo: acción, intriga, misterios por resolver, personajes entrañables e historias tan profundas o tan ligeras como tu estado de ánimo lo decida.