El miércoles, los propietarios de las cadenas de cines más grandes del mundo, agrupados en Global Cinema Federation (GCF), escribieron una carta al gobernador solicitando que reconsiderara su política, advirtiendo que muchas empresas “no sobrevivirán” bajo el cierre que ya suma siete meses.