Sus padres, Claire y Kobi Anderson, decidieron inscribirlo en la universidad al ver que la escuela lo aburría y no le presentaba ningún desafío. Luego de hacer los trámites correspondientes, Caleb hizo el examen de ingreso en el colegio técnico Chattahoochee. “Se necesitaban un máximo de 300 puntos y él obtuvo 275”, contó su madre. LEER MÁS